UA-52810657-1

jueves, 26 de diciembre de 2013

El Angulero, una nueva tradición

Hace unos años, en un pequeño pueblo marinero, había un grupo de personas inquietas porque se perdiesen sus tradiciones. Preocupados, buscaron soluciones y además de seguir realizándolas, se les ocurrió que podían crear algunas nuevas, intentando que las nuevas actividades cuajasen entre la población local y la vida cultural del lugar se revitalizase. Se trata de la Asociación Cultural Garabuxada, de San Juan de la Arena (L'Arena), en Soto del Barco.

En este empeño, se encuadra la creación de una figura navideña local, en la que se conjugase tradición e identidad. Esta figura es El Angulero, un pescador de angula,que vive en el mar de los Sargazos y que en la víspera de Navidad desembarca en L'Arena y reparte regalos a los niños asturianos.

Fotos: Asociación Garabuxada. Dibujo: Christian Bartsch

La tradición de la pesca de la angula en Asturias se remonta a hace más de 100 años, en la que se piñera el agua de las rías en busca de este manjar. Se realiza entre los meses de Octubre y Marzo y los momentos más propicios son las noches de "oscuro", cuando hay luna nueva.

Hace no tantos años, los precios de este alevín no estaban tan desorbitados como en la actualidad, ni había tantas restricciones, ya que su presencia en los ríos asturianos era más que abundante. Mucha gente se iba a pescar angula para poder ganarse unas pesetillas extras para pasar unas buenas navidades y degustar este plato en estas fechas.
A partir de esta tradición se desarrolla la figura del Angulero y ya llevan un lustro recibiéndolo en la rula (lonja) de La Arena en Nochebuena.

Además de ir poco a poco asentándose en la cultura propia asturiana, es una herramienta pedagógica para profesores de llingua asturiana y es utilizada para realizar diferentes actividades: teatro de marionetas, lecturas de su cuento, etc.
Fotos: Asociación Garabuxada. Marcos León (LNE)

Este año ha habido una fuerte promoción con la conexión en directo desde el mar de los Sargazos retransmitido por el Acuario de Gijón o la presentación de un villancico, que se unen a los libros ya editados: "La Hestoria del Anguleru" y "L'Anguleru. Suaños de Navidá"  todo esto dedicado al impulso de este personaje.

Y detrás de todo esto, mucho trabajo, mucho esfuerzo y sobre todo mucha ilusión. Porque toda tradición tuvo una primera vez y es el tiempo lo que hace de esa primera vez se convierta en tradición.

jueves, 19 de diciembre de 2013

El Pindal, mucho más que una cueva

No nos marchamos del Oriente de Asturias, pero esta vez nos vamos de paseo por la Costa, más concretamente por el concejo de Ribadedeva, a la punta de San Emeterio, donde nos encontramos una de las cuevas con pinturas de Arte Rupestre más importante de Asturias: El Pindal, que junto con Tito Bustillo, La Loja y el Buxu, forman un cuarteto de lujo en el Oriente de Asturias.




Su emplazamiento al borde de un acantilado y su entorno, un encinar al lado de la costa, ya hacen que antes de entrar te maravilles del poder de la naturaleza. La presencia de encinas  en este lugar y en otros del Oriente asturiano se debe a que la roca caliza que conforma el suelo, provoca las condiciones idóneas para que árboles de clima mediterráneo crezcan en esta zona; la caliza filtra el agua, haciendo que no exista una humedad excesiva y su color blanco hace que la luz solar se refleje mejor, haciendo el ambiente más cálido.
La cueva fue declarada, junto con otras del Norte de España, Patrimonio de la Humanidad en 2008.

Aquí podéis hacer una visita virtual.

Pero en San Emeterio (o Santu Medé) hay más cosinas para disfrutar. Podemos caminar un tramo de la Senda Costera hasta las ruinas de la Ermita de Santa María de Tina. Nos la encontraremos rodeada de maleza, en medio de un claro en el bosque, el sitio perfecto para ubicar un monasterio, que fue su último uso (s. XIII), un lugar de recogimiento, que ha traspasado el tiempo y sigue transmitiendo esa paz y tranquilidad.


Un elemento que no podemos visitar, pero quien sabe en un futuro ya que se están planteando dar un uso hotelero a los faros, es el faro de San Emeterio. Un edificio localizado en un acantilado de 9 metros, rodeado de encinas y madroños. No podemos visitarlo pero sí lo veremos desde el Mirador de Pimiango.


Aunque estéticamente no sea muy atractivo, las vistas desde este mirador al atardecer, tanto al mar como a Picos de Europa ponen el remate perfecto para una pequeña excursión, un día cualquiera




jueves, 12 de diciembre de 2013

Territorios y Oportunidades


Hay ocasiones en las que buscas una mínina excusa para poder hacer algo que realmente te apetece. Eso es lo que me ha pasado en esta ocasión; la excusa, el "Tisquelón de Oro", premio recibido por Casa Niembro, otorgado por el programa de la TPA Guía Michigrín.

Y me apetecía hablar sobre todo de las personas que lo regentan: Manolo y Javier, que llevan años trabajando con un compromiso sin fisuras con su entorno, con su pueblo, aprovechando la oportunidad que el territorio les otorga, quizás inspirados por su abuela Guillermina, reflejo de la adaptación al medio, y haciendo que Asiegu destaque en el mapa.

Foto: Francisco Miranda
Su actividad se desarrolla en el municipio de Cabrales, en el pueblo de Asiegu, a unos 3 kilómetros de la capital Carreña. Este pueblo es un balcón natural hacia los Picos de Europa, y las panorámicas que podemos apreciar desde el mirador de "Pedro Udaondo" son espectaculares.


Fotro: Javier  Niembro
Todo comenzó con la Ruta'l quesu y la Sidra hace más de 10 años, en la que se trata de explicar como ha evolucionado el paisaje relacionándolo con la producción del queso Cabrales y de la sidra, haciendo un recorrido por el pueblo que los vio nacer y en el que decidieron quedarse a trabajar. 

Fotos: Javier Niembro.
Dejaron su pueblo durante unos años para formarse como geógrafos, y lejos de sentirse tentados de buscar oportunidades fuera, ellos decidieron regresar y desarrollar esa idea de explicar su entorno a todo aquel que quisiera escucharlos, de una forma muy didáctica y amena, y como guinda, participar en una espicha, en la que también hay detalles de innovación, como es el hecho de que la sidra "caiga del cielo", sidra elaborada por ellos mismos. También crían Oveya Xalda (oveja autóctona asturiana) en ecológico, obteniendo un producto de calidad.

Completando la ruta, rehabilitan la casa de sus antepasados y crean una casa de aldea, "Casa Pamirandi", dinamizando mucho más el pueblo y el territorio.

Pero la cosa no queda aquí; cuando sus padres se jubilan, recogen el testigo y el chigre del pueblo reabre con nuevos aires, con toda la familia comprometida, y planteándose el hacer una carta íntegramente libre de gluten,apta para celíacos, ofreciendo así una solución a este problema y ofreciendo productos de calidad aptos para todos,eso sí, conservando el cartel del "Águila Negra" que tiene una nueva luz.

Fotos: Javier Niembro-Guía Michigrin

Fotos: Javier Niembro
En estos tiempos en los que emprender y emprendedor son conceptos que se usan como alternativa al desempleo, el ejemplo de estos dos hermanos es motivo de admiración para quienes tenemos la suerte de habernos cruzado en su camino en algún momento, e inspirador para quien se está planteando crear su negocio.

Me pregunto si aquí tendrán su límite o, por el contrario, buscarán nuevos caminos donde expandir su compromiso.

jueves, 5 de diciembre de 2013

El otoño en Peloño

He estado rompiéndome la cabeza sobre qué escribir en este primer artículo (es más difícil de lo que pensaba esto de enfrentarse al folio en blanco) pero las fotos de un amigo, que ha hecho recientemente la ruta por el bosque de Peloño,y al que agradezco que me las haya cedido, han sido las que me han dado un pequeño empujón.



Este hayedo, en el municipio de Ponga, es un bosque muy evocador, en el que la imaginación busca esos duendes, seres mitológicos y demás habitantes del bosque, que los cuentos infantiles nos relataban. Está declarado como Reserva Natural Parcial (figura de protección del Principado de Asturias) y se encuentra dentro del Parque Natural de Ponga. Se trata de un bosque caducifolio de unos 15 kilómetros cuadrados rodeado de montañas, donde predominan especies como el haya, el roble albar y el acebo.

Fotos: Carlos Ugidos

Su visita es muy recomendable en cualquier época del año, pero es en el otoño cuando sus colores te hechizan; rojos, marrones, ocres se van mezclando para deleitarnos la vista.

Además, durante el recorrido podemos apreciar el paisaje del que un aprovechamiento tradicional del territorio ha formado durante siglos:

  • El pueblo, donde se concentran las casas, cuadras y hórreos
  • Los pastos más bajos, donde el ganado pasta en los meses más fríos
  • El monte, del que se sacaba provecho de la madera, los frutos...
  • Los pastos más altos o majadas, donde se llevaba el ganado durante la primavera y el verano, y se elaboraban productos como el queso, para aprovechar la leche. En esta zona se elabora el queso de los Beyos, del que gustosamente hablaré en un próximo artículo.

Foto: Carlos Ugidos


Desde esta zona hay varias rutas: desde adentrarnos en el bosque, hasta llegar a las cumbres que lo rodea como Peña Ten o Peña Salón, e incluso podemos visitar los restos de unos nidos de ametralladoras de la guerra civil en Collada Guaranga.

Foto: Carlos Ugidos

Además del valor de su flora, tenemos que destacar la fauna, siendo uno de los refugios del urogallo y también es una zona donde se puede oír la Berrea, en época de celo de los ciervos.

Foto: Carlos Ugidos

Para mi Ponga es un municipio que me sorprende cada vez que lo visito y espero poder tener la oportunidad de hacerlo pronto y de contar aquí otras maravillas que podemos encontrar.

Comienza la aventura

He de admitirlo, siento vértigo. El comenzar esta aventura, que no sé hasta donde puede llegar, si llega a algún sitio, me produce un cosquilleo en el estómago igual al que se siente el primer día de clase.

Con estas líneas intentaré descubrir los tesoros escondidos que Asturias tiene que mostrar,  rincones que aunque no estén ocultos (porque hoy en día es casi imposible ocultar nada), son menos conocidos, menos visitados, y una vez que los re-descubres, pasan a tener un lugar destacado. Aunque, al igual que en el Paraíso bíblico, la tentación está cercana, y seguro que se me escapará algún artículo que otro sobre lugares de sobra conocidos, en los que espero poder aportar una visión nueva, u otro punto de vista. También es una excusa para poder hablar de aquellas cosas que me gustan y quiero compartir.

Este es mi objetivo, veremos a ver si logro cumplirlo.